¿Cómo afecta al oído ser cazador?

Nuestro oído interno está formado, dicho de una manera muy rápida, por una serie de membranas y células que tienen un capacidad de “estirarse” al recibir un estímulo sonoro. Cuanto más intenso sea este sonido, más se “estirarán” estos componentes. Sin embargo, esta capacidad tiene un límite por lo que un ruido suficientemente alto (el ejemplo es un disparo) podrá romper estas estructuras.

cazadorejde5

Inicialmente, y en algunos casos, el oído puede recuperarse, curarse, de esta sobreexposición pero lo más frecuente y ante estímulos repetidos es que la lesión sobre el oído interno sea definitiva, permanente, y que el paciente se vaya poco a poco, quedando sordo.

El mejor tratamiento es la prevención, no exponerse al ruido traumático o emplear diferentes tipos de protectores de oído porque, repito, una vez perdida la audición, ésta no se recupera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *