Gutiérrez Lara dice que es “una persecución”

Una denuncia interpuesta por el actual presidente de Mutuasport, José María Mancheño, contra el presidente de la Federación Española de Caza, Andrés Gutiérrez, por los presuntos delitos de estafa, administración desleal y falsedad en documento mercantil, destapó una serie de supuestas irregularidades por parte del que fue también presidente de la mutualidad durante 21 años, que éste niega en conversación con MARCA.

Según esta denuncia, Gutiérrez habría ordenado el pago de accidentes de caza que él mismo sufría, algo que éste rechaza. «Yo sólo he sufrido dos accidentes de caza en mi vida», afirma en respuesta a los datos publicados por MARCA el pasado domingo, según los cuales habría pasado facturas por un derrame en un ojo (503 euros), un traumatismo ocular que necesitó de una blefaroplastia (6.050 euros), un traumatismo en la pierna izquierda (483 euros) y un siniestro de heridas múltiples (1.774 euros), de los que sólo consta el pago de la Mutua, pero ningún documento que acredite los siniestros.

«Yo sólo he sufrido el porrazo en la cara y otro golpe con una mira telescópica que me di en un ojo en 2003 y del que ni sé lo que costó», afirma Gutiérrez. «El resto son cosas que vienen del accidente que tuve en mi despacho, con testigos, un día que me caí y me golpeé con un cajón. Son los gastos del chequeo que me hicieron porque me llevaron a la clínica. Además, todo eso que dicen lo cobraron los médicos, yo no recibí ni un duro».

Muy molesto por las acusaciones, llega a considerar que la cantidad de la que se habla, añadiendo a lo anterior otras facturas como un tratamiento de adelgazamiento por valor de 1.680 euros y una reparación completa de la boca después de sufrir un culatazo (16.420 euros), no sea lo suficientemente importante: «Si hablan de menos de 28.000 euros en 21 años que fui presidente. Vamos a escuchar a los médicos y veremos si el juez considera que debe ir a juicio».

La explicación, según él, está en una venganza por parte de sus opositores en las pasadas elecciones. «Perdieron y no saben qué hacer para que me inhabiliten. Esto es una persecución en toda regla», dice, acusando a sus sucesores al frente de Mutuasport de haber despedido a dos empleadas por negarse a facilitar la documentación de los siniestros.

José Manuel Castillo
MARCA