Los ecologistas apoyan que la gestión de Picos de Europa vuelva al Estado

Los principales grupos ecologistas del país participaron la semana pasada en el Consejo Asesor de Medio Ambiente para conocer de primera mano el contenido del borrador del ante proyecto de Ley de Parques Nacionales.

Aunque la mayor parte de los responsables de estas organizaciones consideran que la actual gestión de estos espacios nacionales, hoy en manos de las comunidades autónomas, no es la más adecuada para garantizar su estado de conservación, todos coinciden en que la modificación de esta norma «no es necesaria», y mucho menos en los términos en los que ha sido redactada.

Caza Picos Europa Asturias

«Son muchos los elementos que nos preocupan de este texto», manifestó Theo Oberhuber, coordinadora de campañas de Ecologistas en Acción, que criticó que el Ministerio justifique la reforma de ley en la búsqueda de una mayor conservación al tiempo que propone permitir la navegación en los Lagos de Covadonga, en Picos de Europa, los vuelos sin motor, en el Guadarrama, o la caza en muchos otros espacios. «Está muy orientada a buscar la rentabilidad de los parques, no la conservación, y no cierra definitivamente la puerta a la caza, sino que la justifica como un control de población». Además, apunta a que el Ministerio propone buscar financiación entre empresas privadas para hacer actividades turísticas en los parques.

Participación del Estado

Por lo que se refiere a una mayor participación del Estado en la gestión de estos espacios protegidos, Ecologistas en Acción, considera que es uno de los pocos puntos en los que sí están de acuerdo, ya que considera que el actual modelo de gestión autonómico es «muy deficiente», como es el caso concreto de Picos de Europa. «En este espacio, codirigido por tres autonomías diferentes, hemos asistido a como cada una de ellas vela por sus intereses particulares sin tener en cuenta la gestión integral del parque». Oberhuber señala como ejemplo la gestión del conservación del lobo, que «es un auténtico desastre en Picos de Europa, ya que mientras en una comunidad se le pone radiomarcaje para su estudio y conservación, como es el caso de León, en Asturias, los mismo guardas del parque matan a ese mismo animal porque es una amenaza para el ganado», en alusión al malogrado lobo Marley, abatido el año pasado.

De todos modos, la coordinadora de programas de Ecologistas en Acción se muestra dispuesta a colaborar con el Ministerio de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación para mejorar la reforma de esta ley,

Por su parte, Enrique Segovia, director de Conservación de WWF España, se mostró claramente a favor de un reparto competencial entre el Estados y las comunidades autónomas, tal y como sugiere la reforma, para mejorar la gestión de los parques y reforzar la Red Nacional de Parques Nacionales. «Aunque en principio no estamos de acuerdo con la reforma de esta ley, sí consideramos que hay despejar esta pelea que hay entre el Gobierno y las comunidades autónomas por la gestión de los parques», considera Segovia, que apunta que «la Red debe tener una visión mucho más global para preservar las joya de la corona de España que vienen a ser nuestros, en lo que a medio ambiente se refiere, nuestros parques nacionales». En este sentido asegura es necesario «romper esta batalla y definir el papel de cada uno». El responsable de WWF denunció que la nueva ley pretende extender una serie de actividades impropias en un parque nacional bajo el apelativo de «actividades tradicionales».